¿Has oído hablar de los Highland Games? Son unos juegos tradicionales de tipo rural que se celebran en las Tierras Altas durante todo el verano. En nuestra ruta en coche por Escocia tuvimos la oportunidad de verlos y hoy comparto cómo fue la experiencia. Si planeas un viaje por Escocia el próximo verano asegúrate de incluirlos en tu lista de cosas que hacer.

Sobre los Highland Games

Los juegos de las Tierras Altas consisten en una serie de competiciones de deportes tradicionales escoceses, música, baile y otras actividades de entretenimiento. Llevan siglos formando parte de la cultura escocesa y sus orígenes se remontan al siglo XI, cuando el rey Malcolm III organizó una carrera hasta la cima de Craig Choinnich para encontrar a la persona más rápida de la zona y contratarla como cartero personal. A partir de 1800 es cuando los juegos empiezan a celebrarse con un formato similar al actual y hoy gozan de tal popularidad que atraen a miles de personas e incluso se celebran en otros países como Estados Unidos o Nueva Zelanda.

Se celebran durante todos los fines de semana de verano en numerosos municipios. Quería incluirlos sí o sí en la ruta en coche que hicimos en agosto, así que consulté el calendario oficial para encontrar unos que tuvieran lugar en alguna de nuestras paradas y decidimos acudir a los de Glenisla.

highland games

Experiencia en los Highland Games de Glenisla

Glenisla (pronunciado «glenáila») es el valle (glen en gaélico escocés) del río Isla. Los juegos se celebraron junto al río a la altura del municipio de Folda y fuimos en coche desde Pitlochry. El trayecto dura unos 55 minutos por tres de las peores carreteras que he visto, de un único carril y con muchos baches y curvas. Durante parte del trayecto hay fincas sin vallas y hay que tener cuidado con las ovejas sueltas y los faisanes salvajes que cruzan. Consulta toda la información sobre cómo llegar al final del artículo.

De todos los juegos que se celebran los de Glenisla deben de ser unos de los más pequeños. En total no habría ni 300 personas y a simple vista, éramos los únicos extranjeros (aparte de dos parejas de alemanes), lo que acentuó la sensación de formar parte de la comunidad local. Una buena prueba del ambiente rural es el café. En el Reino Unido la calidad del café revela si un sitio es pequeño y rural o grande y turístico. Cuanto más pequeño y rural el sitio, peor es el café. Y aquí era malísimo.

La entrada cuesta 7 £ por persona y el aparcamiento es gratuito en un descampado junto a la carretera. Todas las pruebas tienen lugar al aire libre. Por suerte hizo un día espléndido, aunque había llovido recientemente y se veían muchas botas katiuskas (wellies); es una buena idea si no quieres llenarte los pies de barro.

El lugar de celebración de los juegos es un pequeño terreno llano entre la carretera y el río Isla. Hay que bajar una cuestecita desde la carretera, donde han colocado sencillos bancos de madera para el público.

glenisla highland games

Estas son las pruebas que vimos:

Throwing the hammer. Consiste en lanzar un martillo con palo de madera y una bola esférica de piedra de 7 o 10 kg lo más lejos posible. El participante debe colocarse de espaldas al campo de lanzamiento, hacer girar el martillo sobre su cabeza para coger ritmo y lanzarlo a sus espaldas sin girar sobre sí mismo. Uno de los participantes lo lanzó con tanta fuerza que el martillo acabó en el río y tuvieron que ir a buscarlo (aquí no hay martillos de repuesto).

throwing the hammer

Tossing the caber. Es una de las pruebas más tradicionales y la más espectacular. El caber es un tronco enorme que pesa casi 70 kg y mide más de cinco metros. Los participantes deben cogerlo por la parte inferior entrelazando las manos y apoyando todo el peso del tronco sobre el hombro. A continuación corren hacia delante tan rápido como pueden y lanzan el tronco hacia arriba. El objetivo no es lanzarlo lo más lejos posible, sino hacer girar el tronco en el aire. Imagina un reloj. La parte superior del tronco indica las 12 y la parte inferior indica las 6. El lanzamiento perfecto sería aquel en el que el tronco hace un recorrido en el aire de 12 horas.

tossing the caber

Throwing the weight over the bar. En esta prueba hay dos elementos importantes: una estructura de dos barras verticales y una horizontal (imagina las pruebas de salto de altura en atletismo) y una pesa de más de 25 kg con una anilla. El participante se coloca bajo la barra horizontal y debe lanzar la pesa con una mano por encima de la barra. Da algo de impresión verlo, porque la pesa pasa muy cerca del propio competidor y parece que le va a caer encima. En cada ronda la barra horizontal se coloca más arriba. El récord actual de lanzamiento se sitúa en 4,85 m.

throwing the weight over the bar

Además de estas pruebas hubo otras actividades, como competiciones de bailes tradicionales y carreras infantiles.

preparadas para la competición de baile

Preparándose para bailar.

Por supuesto, no podía faltar una banda de música, con sus gaitas y sus tambores.

banda de música

Si tienes niños se lo van a pasar en grande participando en las carreras y en otros juegos que hay organizados, como buscar agujas (de plástico) en balas de paja o jugando al splat de rat (algo así como «espachurra la rata»). Una chica introduce una rata de peluche en una tubería pegada a una tabla y los niños deben golpearla contra la tabla cuando salga por la parte inferior de la tubería. Juego simple, pero parecía tener mucho éxito entre los pequeños.

splat the rat

Algunos niños ni siquiera necesitaban eso para divertirse y pasaron varias horas tirándose desde lo alto de la cuesta en plan tobogán, poniéndose perdidos de hierba y barro, cosa que a los padres no parecía importar. Otros paseaban a sus perros por todo el recinto.

Aunque llegamos con bastante retraso y no pudimos ver todas las pruebas programadas, fue una experiencia que nos dejó buen sabor de boca y que recomiendo.

[table id=10 /]

Ubicación en un mapa

¿Has visto alguna vez los Highland Games? ¿Dónde? Comparte tu experiencia en los comentarios.

© 2014-2017 – Piggy Traveller. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado el artículo? Cuéntame qué te ha parecido en los comentarios.

No olvides apuntarte al boletín mensual para no perderte ningún artículo.

IRENE CORCHADO RESMELLA

Irene Corchado ResmellaTraductora jurada de inglés y redactora de contenido autónoma que trabaja desde Oxford como ICR Translations. Extremeña, rusófila y viajera frecuente.

 

error: ¡No copies sin permiso!

SUSCRÍBETE A THE CURIOLANCER

Recibe los últimos artículos, novedades y contenido exclusivo por correo electrónico.

Privacidad

¡Listo!

Bitnami