23 curiosidades de Nueva York

9 de abril de 2018

Irene Corchado

Es muy probable que, como primeriza en Nueva York, mi reciente escapada a la Gran Manzana tenga mucho en común con el de cualquier otro viajero. He ido a la Liberty Island, he subido al Empire State Building, he visto a los Knicks, he comido tortitas, he hecho fotos a los taxis… Sin embargo, la experiencia quizá no sea la misma, ya que depende de la personalidad de cada viajero, de sus expectativas, intereses, viajes anteriores, flexibilidad, capacidad de adaptación, etc. Puede que millones de personas al día paseen por la Quinta Avenida, pero no todos se fijarán en las mismas cosas.

Estas son, en orden aleatorio, algunas de las cosas que me han llamado la atención de Nueva York.

1. Un pub irlandés cutre justo al lado de un hotel Hilton.

2. Girls Scouts vendiendo galletitas junto a una catedral irlandesa y un cementerio.

3. Las entradas al metro tienen unos faroles redondos que parecen bolas de Pokémon.

4. Que una señora española se dirija a la empleada de un local en español y que la empleada le responda en español.

5. El logo de H&M en Times Square, que se ve desde TODOS los rincones de Nueva York. Qué tirria le he cogido.

6. Cuatro policías armados en una estación de metro bailando al ritmo de alguien que canta My girl.

7. Mensajes religiosos por doquier: un señor que anima a todo el vagón a creer en Jesucristo; una señora que vende camisetas donde pone Jesus is Lord; un chico con pinta de malote que lleva un tarjetero al cuello con la estampita de un santo; o los innumerables puestos de los Testigos de Jehová.

8. Pagar 7 $ por un café malísimo en una cafetería coreana.

9. Que en bares y restaurantes las mesas están a apenas un palmo unas de otras. Aprovechan el espacio útil que da gusto.

10. El cartel de «employees must wash hands» de los baños, como si los demás no debiéramos lavarnos las manos después de ir al váter.

11. Que nadie te pregunta de dónde eres. En Nueva York, todo el mundo es de algún otro sitio.

12. Chapas con mensajes políticos cachondísimos como «Free Melania».

13. Que cada cosa que vea la reconozca por las películas o por alguna escena de Los Simpson. Por ejemplo, los autobuses escolares amarillos «como el de Otto», o el lanzamiento de camisetas en los partidos «como cuando Homer se agacha y le dan a Mod Flanders».

14. Un cartel en la puerta del baño de Castle Clinton que prohíbe entrar con armas de fuego. Quién sabe qué cosas terribles habrán pasado ahí para tener que poner semejante cartel.

15. Fish and chips sin mushy peas. Esto no me lo esperaba. Quiero mis guisantes.

16. Todas las botellas de agua que compro son de Poland Springs.

17. Esperar 25 minutos en el metro hasta que alguien se digna a decir por megafonía que hay retrasos. Nunca pensé que echaría de menos el metro de Londres.

18. Huele a marihuana en el metro, en las calles y en todos sitios.

19. Un coche aparcado en doble fila en una calle del Bronx con un papel en la luna donde pone «estoy en misa».

20. No parece que se lleve lo del zumo de manzana. Lo pido en tres bares y en ninguno hay.

21. Una niña escanciando parmesano por encima de la cabeza sobre su plato de pasta. Qué artista.

22. Un restaurante «tradicional» italiano en Little Italy (pegando al barrio chino) que se llama Cha Cha y tiene a un camarero chino en la puerta.

23. Conductores que llevan el dichoso Despacito y horteradas similares a todo volumen.

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada de inglés y redactora de contenido (ICR Translations). Autónoma. Viajera frecuente. Rusófila. Escribo sobre Extremadura en Piggy Traveller.

Bitnami