Seis cosas procedentes de Oxford que quizá no conozcas

8 de abril de 2019

Irene Corchado

Oxford, la ciudad de las agujas de ensueño, es conocida principalmente por albergar la universidad más antigua del mundo anglófono. Por eso, quizá la asocies con famosos autores que estudiaron aquí, como Lewis Carroll, C.S. Lewis, Óscar Wilde o J.R.R. Tolkien, y también con el OED (Oxford English Dictionary).

En este artículo comparto seis cosas procedentes de Oxford que, además de ser menos conocidas, llevan el nombre de la ciudad.

Oxford time

Antes de la estandarización del horario británico en 1847, cada ciudad tenía su propio horario. Para calcular la hora local se tiene en cuenta la longitud de una ciudad respecto al meridiano de Greenwich. Las coordenadas de Oxford son 1° 15′ 24″ al oeste de Greenwich, lo que en tiempo se traduce en cinco minutos y dos segundos por detrás de la hora de Greenwich.

Curiosidad: Christ Church no cambió sus relojes con la estandarización del horario, así que la vida diaria de los estudiantes y el personal universitario se rige por el horario antiguo. Por ejemplo, Great Tom, la campana de la catedral, toca cada noche 101 veces a las 21:05 (las 21:00 del horario antiguo) para avisar del cierre de puertas.

Oxford lamb

Es un plato tradicional de carne de cordero o carnero cortada en rodajas finas y estofada con hierbas y especias al que también se conoce como Oxford John. Las recetas más antiguas, del siglo XVIII, incluyen chalotas, tomillo, macis (la corteza de la nuez moscada) y perejil; otras recetas más recientes incluyen alcaparras y vinagre.

Oxford shoes

oxford shoes

Oxford shoes, o simplemente Oxfords, son un tipo de zapato formal fabricado con un único trozo de cuero. La principal característica de los zapatos Oxford y la que los diferencia de otros zapatos de estilos similares es que las aletas con las perforaciones para los cordones se cosen debajo del empeine del zapato, en lugar de encima (como los Derbys). Los Oxfords pueden ser totalmente lisos (plain) o llevar punteado (brogue) de distintos tipos.

Hay dos teorías sobre el supuesto origen. Según la primera, los Oxfords fueron el resultado de la evolución de la media bota Oxonian que llevaban los estudiantes universitarios en la primera mitad del siglo XIX. La segunda teoría afirma que estos zapatos tienen su origen en Escocia; de ahí que algunas personas los llamen Balmorals, en referencia al castillo escocés que también lleva este nombre. Sea cual sea el origen, lo que sí es cierto es que fueron los estudiantes de Oxford los que popularizaron este calzado.

Oxford Blue

Es el color azul oficial que utiliza la Universidad de Oxford: Pantone 282 o #002147 en código hexadecimal. Asimismo, se utiliza para referirse a equipos deportivos oficiales de la universidad.

Oxford Blue también es un tipo de queso azul que se fabrica en Burford (Oxfordshire).

Oxford marmalade

Con este nombre se conoce a la mermelada de naranja amarga de la marca Frank Cooper’s, un producto muy conocido y consumido en el Reino Unido que puedes encontrar en cualquier supermercado.

Recuerda que el término marmalade no se refiere a cualquier tipo de mermelada, sino solamente a la de frutas cítricas, especialmente a la de naranja amarga.

Frank Cooper había heredado una tienda de alimentación en High Street, la calle principal de Oxford. En 1874 su mujer Sarah preparó una treintena de kilos de mermelada siguiendo una receta propia y Frank comenzó a venderla en la tienda. Hubo tanta demanda que años después construyó una fábrica en 27 Park End Street (en el edificio de la actual cafetería-restaurante The Jam Factory). Por desgracia, en 1967 la empresa fue adquirida por otra y la mermelada dejó de elaborarse en Oxford, aunque sigue conservando el nombre original.

Curiosidades: la novela Desde Rusia con amor de Ian Fleming, publicada en 1957, menciona que James Bond desayuna tostadas con Vintage Oxford marmalade. Frank Cooper’s es proveedor oficial de mermelada de la Familia Real británica.

Oxford comma

Es la coma que se puede utilizarse entre el penúltimo y el último elemento de una enumeración, precediendo a la conjunción. También se llama serial comma.

Ej. El año pasado monté mi negocio, viajé a Portugal, y comencé un curso a distancia.

Se llama Oxford comma porque solía utilizarla únicamente la Oxford University Press. Es una práctica opcional y poco habitual que genera un intenso debate.

En español esta coma de enumeración no solo no es opcional, sino que es incorrecta, ya que la conjunción sustituye precisamente a la coma del último elemento de la enumeración.

Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada de inglés y redactora de contenido (ICR Translations). Autónoma. Residente en Oxford. Viajera frecuente. Rusófila. Escribo sobre Extremadura en Piggy Traveller. Sígueme en Instagram.

error: ¡No copies sin permiso!
Bitnami