Islas de Escocia: Mull

12 de mayo de 2016
(actualizado el 17 de agosto de 2018)

Irene Corchado

En la isla de Mull ves más ovejas que personas. No sorprende cuando sabes que esta isla, la cuarta más grande Escocia, tiene una población que no llega a los 2800 habitantes.

Espectaculares paisajes escarpados, colinas, playas de agua cristalina y aire puro te esperan en este rinconcito de paraíso en las Hébridas interiores. Venga, ¡arranca que nos vamos a recorrerla!

Cómo llegar a la isla de Mull

En Mull no hay aeropuerto, por lo que la única forma de llegar es en barco. Nosotros fuimos a Craignure (Mull) desde Oban a Craignure con la empresa CalMac Ferries y llevamos nuestro coche. El trayecto dura unos 45 minutos. En la página web puedes ver los horarios y precios actualizados y comprar los billetes.

Recorriendo la isla de Mull en coche

Mull es una isla que se recorre bien en coche en dos o tres días. Es relativamente pequeña, pero las cortas distancias entre los lugares principales engañan. La mayor parte de las carreteras son de vía única, por lo que hay que conducir bastante despacio. Además, verás muchos passing places, trozos de arcén señalizados donde tienes que parar cuando viene un coche en dirección contraria. Esto hace que para llegar de un sitio a otro siempre tardes un poco más de lo que dice el GPS.

Otra dificultad añadida de conducir en la isla de Mull son las ovejas, dueñas y señoras del territorio. Campan a sus anchas por terrenos sin vallar y en muchas ocasiones las verás comiendo junto a la carretera tranquilamente sin inmutarse. Otras veces se pasean por el centro del pueblo (nos pasó en Dervaig) o la carretera, por lo que debes prestar atención cuando vayas al volante.

isla de mull_single track road

Para saber más sobre las carreteras lee los apuntes sobre Escocia en esta guía práctica.

El recorrido por Mull lo hicimos en tres trayectos: Craignure-Fionnphort (ida y vuelta), Craignure-castillo de Duart-Tobermory y Tobermory-Craignure. Puedes ver el itinerario completo en la imagen de abajo.

 

Pasamos dos noches en Mull y utilizamos la isla también como punto de partida para visitar otras dos islas cercanas: Iona y Ulva.

Trayecto 1: Craignure – Fionnphort

Distancia: 35 millas (≈56 km)

En Craignure esperaba encontrarme un pueblito, pero al llegar lo que vi era poco más que un puerto, cuatro casas y un pub. El pub en cuestión, Craignure Inn, tiene habitaciones y allí fue donde pasamos la primera noche en la isla de Mull (más información sobre alojamiento al final del artículo).

Tras dejar nuestras cosas en la habitación nos pusimos en marcha. Nuestro plan era cruzar la isla hasta Fionnphort y de allí ir en barco a la isla de Iona para comer y pasar la tarde antes de volver a Craignure.

El trayecto hasta Fionnphort nos regaló paisajes preciosos, tanto de interior como de costa. No encontramos apenas coches por el camino, así que utilizamos los passing places para parar de vez en cuando a contemplar las vistas y hacer fotos. Solo vimos caseríos de poco más de un puñado de casas en la segunda parte del trayecto, donde ya las ovejas comenzaron a hacer acto de presencia al borde de la carretera e incluso en el patio de una casa abandonada.

A mitad del camino la carretera comienza a subir ligeramente y enseguida te ves rodeado de montañas de cierta altura y amplias zonas de hierba alta donde tampoco faltan pequeños lagos.

isla de mull_paisaje

isla de mull_colinas

isla de mull_isla

La última parada, Fionnphort, es un pueblecito de pescadores de unos 80 habitantes. Tiene una cafetería y un par de tiendas, además de un simpático grupo de vacas que deambulan cerca del aparcamiento. Bueno, también tiene esta playa…

isla de mull

isla de mull_fionnphort

Trayecto 2: Craignure – Castillo de Duart – Tobermory

Distancia: 51 millas (≈82 km)

El segundo día en la isla de Mull salimos de Craignure por la mañana y nos dirigimos al castillo de Duart, ubicado a unos 10-15 minutos en coche y cuyos orígenes se remontan al siglo XIII. El castillo se encuentra en un entorno natural privilegiado y puede avistarse desde el trayecto Oban-Craignure en ferri.

Este es uno de los pocos castillos de propiedad privada que quedan en Escocia y pertenece al clan de los Maclean. Duart formaba parte de la dote que la mujer del jefe del clan de los Maclean aportó al matrimonio. Durante siglos el castillo tuvo una historia turbulenta no falta de enfrentamientos que hizo que los Maclean tuvieran que entregar la propiedad, que acabó en ruinas. Por suerte, un miembro del clan compró el terreno a principios del siglo XX y restauró el castillo.

En el interior puedes visitar las mazmorras donde estuvieron encerrados varios españoles, la cocina y diversas habitaciones y salas ostentosamente decoradas y repletas de imágenes de miembros de la familia.

La planta superior alberga una exposición sobre la historia del clan y objetos personales y da acceso a la azotea, quizá el punto más fuerte del castillo por sus espléndidas vistas. La entrada al castillo también incluye la visita al bosque privado de los Maclean. Es denso, sombrío y húmedo y había mucho barro (a pesar de que no había llovido), así que no te aventures sin zapatos adecuados.

isla de mull_castillo de duart

isla de mull_castillo de duart interior

isla de mull_vistas desde el castillo de duart

Curiosidad: el castillo de Duart ha sido escenario de varias películas como When Eight Bells Toll, protagonizada por Anthony Hopkins, y La trampa, protagonizada por Sean Connery y Catherine Zeta-Jones.

INFORMACIÓN PRÁCTICA SOBRE EL CASTILLO DE DUART
Dirección: Duart Castle, Isle of Mull, Scotland, PA64 6AP
Horario: (abril) de 11:00 a 16:00; (mayo-octubre) todos los días de 10:30 a 17:00.
Precio: 7 £
Más información (en inglés) en la página oficial del castillo

Nuestro trayecto continuó pasando de nuevo por Craignure y siguiendo la carretera A849 (¡de dos carriles!) hasta Salen, donde cogimos la B8035 (de vía única) para cruzar la isla y continuar por la costa oeste de Mull en dirección norte por la A8073. Nuestro plan era comer y hacer una ruta a pie en la isla de Ulva antes de proseguir hacia Tobermory, la última parada del día. En el tramo de carretera desde Kellan hasta cerca de Lagganulva encontramos bastantes ovejas sueltas.

Después de visitar Ulva volvimos a Mull y seguimos nuestro camino por A8073. La carretera comenzó a subir poco a poco hasta llegar a un pequeño puente de piedra, donde paramos para ver una cascada que baja por la montaña hasta el mar. (Coordenadas: 56.491500, -6.137808). Las estupendas vistas al mar que se tienen durante casi todo el trayecto son la recompensa perfecta por las curvas de la carretera y los continuos cambios de nivel en el terreno.

isla de mull_carretera y vistas

isla de mull_cascada

isla de mull_banco

Tras pasar Kilninian (una casa) la carretera empieza a alejarse de la costa. A mi alrededor solo había verdes prados salpicados de ovejas de cara negra y algún que otro riachuelo. No pasaron más de veinte minutos hasta volver a ver el mar delante de nosotros y en pocos kilómetros volvimos a conducir en paralelo al Atlántico en busca de un sitio muy especial.

Y tras rodear uno de los escarpados salientes de la isla se mostró ante nosotros Calgary Bay, imponente incluso en la distancia, la arena blanquísima y las aguas turquesas.

isla de mull_vista de calgary bay

Resulta raro pensar que aquí haya playas como esta, pero lo cierto es que hay muchas en otras islas y rincones de Escocia. Calgary Bay sorprende por su belleza natural y el fuerte contraste de colores entre el blanco de la arena, el azul del mar, el verde de la vegetación y el azul grisáceo tristón del cielo. Sorprende también porque no hay ni un alma, salvo un par de viajeros que, como nosotros, han hecho parada en la playa y pasean a sus perros. Ni rastro de quioscos, ni chiringuitos, ni bares. Solo belleza natural en estado puro.

Lo que me resultó especialmente curioso es que no solo había varias ovejas acostadas en la playa, sino que también vimos bastantes conejos correteando de un lado para otro y un montón de madrigueras.

isla de mull_calgary bay

isla de mull_playa de calgary bay

isla de mull_madrigueras en calgary bay

Del trayecto de Calgary Bay hasta Tobermory lo que mejor recuerdo es que la vegetación se vuelve más densa. Ya no conduces entre el prado y el mar, sino entre árboles. Por algún motivo el número de ovejas sueltas se dispara en los alrededores de un pueblecito llamado Dervaig. Tras pasar Dervaig la carretera comienza a subir bastante. Entre las subidas, las bajadas, las curvas y el miedo a atropellar a alguna oveja acabé algo mareada aunque, por suerte, ya quedaba poco para por fin bajarnos del coche.

 

Tobermory

Con una población que no llega a los 1000 habitantes, Tobermory es la capital de la isla de Mull. Además de ser el municipio principal es también el más pintoresco, por las casitas de colores con tejados de pizarra que se alinean en torno al puerto.

Tobermory tiene varios restaurantes, bares, hoteles y tiendas de recuerdos y alberga la única destilería de la isla, que se puede visitar. Ya había cerrado cuando llegamos, pero por suerte ya habíamos visitado la destilería de Edradour unos días antes.

Los pueblos con puerto tienen mucho encanto y buen marisco, y Tobermory no es una excepción. Si, como nosotros, solo pasas una noche allí, no te vayas sin cenar en Café Fish, junto a la oficina de información turística del puerto. Intenta llegar temprano para cenar, porque cuando fuimos nosotros se llenó enseguida. Es un restaurante muy recomendable si te gusta el pescado y el marisco. Yo pedí un plato que llevaba distintos tipos de pescado y marisco buenísimo. Puedes leer más sobre el plato y el restaurante al final del artículo «Recorrido por Escocia en nueve platos».

isla de mull_tobermory

isla de mull_puerto de tobermory

Nos alojamos en el Western Isles Hotel y puedes leer mis impresiones generales en la sección de alojamiento más abajo.

 

Curiosidad: según una leyenda, en el siglo XVI un barco de la Armada (In)vencible buscó refugio en aguas escocesas escapando de los ingleses y llegó a Tobermory cargado de oro. Hubo ciertas desavenencias con el jefe del clan Maclean, el más importante de Mull, y el barco acabó en llamas y finalmente en el fondo del mar en algún lugar de la bahía de Tobermory.

Trayecto 3: Tobermory – Craignure

Distancia: 21 millas (≈34 km)

Nuestro último trayecto por la isla de Mull fue rápido y sin paradas, ya que teníamos que coger el ferri de vuelta a Oban por la mañana. Tomamos la carretera A848 por la costa este hasta Salen y continuamos por la A849 hasta Craignure. Ambas están en buenas condiciones y tienen un carril para cada sentido, una excepción en la isla.

Alojamiento en la isla de Mull

Craignure Inn

isla de mull_craignure inn exterior isla de mull_craignure inn habitacion

Impresión general: como comenté más arriba, es un pub con varias habitaciones en la planta de arriba. Las habitaciones son muy amplias y tienen baño privado dentro, televisión y secador de pelo. El precio es de 41 £ por persona en habitación doble con desayuno incluido. Hay aparcamiento gratuito a la entrada. Debes llamar para reservar.

El desayuno me pareció bueno. Pedí solo tostadas, aunque mi padre y mi novio pidieron el desayuno completo escocés y era una enorme bomba calórica solo apta para valientes: huevos, tomate, beicon, champiñones, alubias, salchicha, una especie de tortita de patata (potato scone), y black pudding (morcilla). El menú para cenar en el bar es algo limitado e incluye hamburguesas, carne y alguna ensalada. El cranachan, postre típico escocés, es recomendable.

Teléfono de reservas: +44(0)1680 812305
Dirección: PA65 6AY

Western Isles Hotel, Tobermory

isla de mull_western isles hotel

Impresión general: este hotel, situado en lo alto de un promontorio con vistas a toda la bahía, tiene una ubicación inmejorable. Nuestras habitaciones eran bastante amplias y muy silenciosas. Una de ellas tenía vistas a la calle y la otra tenía preciosas vistas al puerto. Los muebles y la decoración no eran demasiado modernos, pero la cama era cómoda y todo estaba limpio, que para mí es lo principal. El desayuno viene incluido en el precio y es variado y completo.

Dirección: Western Road, Tobermory, PA75 6PR

En la página de Booking.com podrás ver más opciones de alojamiento en la isla de Mull.

Este artículo contiene enlaces afiliados. Si haces una reserva o compra a través de los enlaces recibiré una pequeña comisión, sin ningún coste adicional para ti. Los enlaces afiliados me ayudan a cubrir algunos gastos de mantenimiento del blog sin tener que recurrir a otras técnicas más agresivas (y más molestas para ti como lector), como anuncios.

Guarda el artículo en Pinterest:

© The Curiolancer. Todos los derechos reservados.

¿Te ha gustado el artículo? ¡Compártelo!

Irene Corchado Resmella

Irene Corchado Resmella

Traductora jurada de inglés y redactora de contenido (ICR Translations). Autónoma. Residente en Oxford. Viajera frecuente. Rusófila. Escribo sobre Extremadura en Piggy Traveller. Sígueme en Instagram.

error: ¡No copies sin permiso!
Bitnami