«En el Reino Unido se come muy mal». ¿Cuántas veces habré oído eso? Lo gracioso es que la mayoría de las veces lo dice alguien que apenas ha estado un par de días en Londres. Cuando le preguntas dónde ha comido resulta que un día pidió un fish and chips en un pub barato tipo Whetherspoons y otro día compró pasta en un puesto callejero de Brick Lane.

Otros viajeros vienen de ruta en coche o caravana y para ahorrar al máximo se tiran dos semanas alimentándose de sándwiches y comida que compran en Asda. Después vuelven a España quejándose de lo mal que se come en el Reino Unido.

Imagina lo siguiente: un extranjero va a España unos días y solo prueba raciones de fritos y rebozados en una taberna, la paella rancia con pinta de haber estado congelada que sirven en algunos bares turísticos de La Rambla y cerveza de tubo. Luego vuelve a su país y cuenta a todos que en España solo comemos cosas fritas y que la cerveza deja mucho que desear.

Qué injusto, ¿verdad? Seguramente no ha sabido elegir bien dónde comer, ha ido a bares en zonas turísticas y no ha pasado en España el tiempo suficiente como para poder juzgar la comida con criterio.

A mí, sinceramente, me parece tremendamente injusto juzgar la gastronomía de todo un país por lo que te hayan servido en un bar de mala muerte (en cadenas de pubs, por ejemplo) o lo que hayas comprado en uno de los supermercados más baratos que existen.

En el Reino Unido no se come mal. Se puede comer muy bien si sabes dónde y si no vienes pretendiendo comer tres platos por 12-15 libras. Esto no es España. Aquí no es que se coma mal, es que comer bien y sano conlleva gastar más de lo que muchos viajeros están dispuestos a gastar. « ¡Qué caro es todo! Vamos a ese pub con hamburguesas a 4 libras y cervezas a 2 libras». Luego se quejan de lo mal que han comido.

Después de cuatro años viviendo en el Reino Unido y con novio escocés me atrevo a decir un par de cosas sobre la comida de este país:

  1. Se da por hecho que la comida de los pubs es de calidad baja (o decente, como mucho), pesada y, en muchos casos, grasienta.
  2. Los supermercados Aldi, Asda y Lidl son los más baratos y los de peor calidad. Si vas de ruta y necesitas provisiones prueba a comprar en the Co-operative o Waitrose. Te dejarás los cuartos, sí, pero verás qué diferencia. O mejor aún: antes de empezar la ruta infórmate de si en los pueblos a los que vas hay mercadillos y aprovecha para comprar productos frescos locales.
  3. La mayoría de las frutas y verduras son importadas, algo que no creo que fuera posible hace 60 o 70 años, por lo que la comida tradicional no varía demasiado de una zona a otra. Sin embargo, la gastronomía moderna británica ha evolucionado mucho y tiene muchísimas influencias internacionales. Quizá en lugares pequeños no haya muchos restaurantes para elegir, pero en Londres puedes encontrar de todo. Si comes mal en Londres es porque quieres, en serio.
  4. Comer es caro si lo comparas con España. Comer en casi cualquier sitio de Europa te parecerá caro si lo comparas con España, a menos que visites los países bálticos o los Balcanes. Recuerda dónde estás.

Te animo a que la próxima vez que visites el Reino Unido le des otra oportunidad a la comida. Olvídate de los fish and chips (creo que en cuatro años que llevo aquí no lo habré comido más de cinco veces) y entra en algún restaurante (no pub) independiente. Prueba la ternera del norte (pide un beef wellington, por ejemplo), el cordero, el salmón y el marisco de Escocia, los scones o un crumble de manzana o ruibarbo.

Luego me cuentas…

comida Reino Unido

Tarta de queso de chocolate blanco, «Sunday roast» vegetariano y «scones».

© 2014-2017 – Piggy Traveller. Todos los derechos reservados.

¿Qué opinas de la comida en el Reino Unido? ¿Crees que es tan mala como la pintan? Comparte tu experiencia en los comentarios.

No olvides apuntarte al boletín mensual para no perderte ningún artículo.

IRENE CORCHADO RESMELLA

Irene Corchado ResmellaTraductora jurada de inglés y redactora de contenido autónoma que trabaja desde Oxford como ICR Translations. Extremeña, rusófila y viajera frecuente.

 

error: ¡No copies sin permiso!

SUSCRÍBETE A THE CURIOLANCER

Recibe los últimos artículos, novedades y contenido exclusivo por correo electrónico.

Privacidad

¡Listo!

Bitnami