He vuelto hace poco de una increíble ruta en coche por Escocia y he quedado maravillada con sus verdes paisajes, sus colinas, sus valles y sus montañas. Está muy bien poder disfrutar de todo esto a través de la ventanilla del coche pero, si te toca conducir, vas a tener que poner toda la atención en la carretera.

Conducir en Gran Bretaña por primera vez puede dar bastante respeto y, por eso, he decidido escribir esta pequeña guía con información práctica y consejos útiles para recorrer Inglaterra, Escocia y Gales en coche. En ella encontrarás información general aplicable a toda Gran Bretaña y un apartado especial sobre mi última experiencia en Escocia. Además, le he dado un toque lingüístico-educativo, ya que el artículo incluye términos en inglés.

Espero que la guía te ayude a prepararte mentalmente para la aventura de conducir «por el otro lado» y vayas más tranquilo. Fuera nervios ¡y disfruta de la carretera!

carretera en Mull

Carretera B8073 en la costa oeste de la isla de Mull (Escocia).

 

Información general aplicable a Inglaterra, Escocia y Gales

Tipos de carreteras

Motorways: carreteras anchas con varios carriles por sentido, construidas para viajar rápido en largas distancias (tipo autovías).

Dual carriageways: carreteras con dos o más carriles por sentido, separados por una mediana.

Single carriageways: carreteras con uno o más carriles por sentido sin separación alguna.

Single track roads: carreteras de vía única.

En términos de importancia y calidad las carreteras (exceptuando las motorways) reciben los siguientes nombres: A roads, B roads, Classified Unnumbered roads (C roads), Unclassified roads (D roads)

A82 carretera

Carretera A82 de camino a Glencoe, en la costa oeste de Escocia.

carretera de vía única

Carretera de vía única en la isla de Mull (Escocia).

Límites de velocidad para coches

Motorways: 70 mph (112 kph)
Dual carriageways: 70 mph (112 kph)
Single carriageways: 60 mph (96 kph)
Zonas urbanizadas (built-up areas): 30 mph (48 kph)

 Rotondas grandes y pequeñas

En general en Inglaterra, Gales y Escocia (no tengo experiencia de conducción en Irlanda del Norte) hay muchas menos rotondas que España. Digo en general porque en las autovías encontrarás muchas y hay que estar atento para reducir la velocidad y ver qué salida debes coger para llegar a tu destino.

En las zonas urbanas buena parte de las rotondas son pequeñas (mini-roundabouts). Están pintadas de blanco y son tan pequeñas que apenas se levantan unos centímetros del suelo. Aunque la teoría dice que debes dar prioridad siempre al vehículo que venga por la derecha, en la práctica uno puede tirarse sus buenos cinco minutos en la entrada de la rotonda sin saber muy bien si seguir o no, porque nadie parece querer ser el primero en ir. Tanto es así que las mini-roundabouts son objeto frecuente de chistes y bromas.

Dado que se conduce por la izquierda, debes tener cuidado si quieres girar a la derecha en una rotonda. Deberás colocar el vehículo en el carril de  la derecha, entrar en la rotonda por el carril interior y poner el intermitente izquierdo cuando vayas a salir.

En el vídeo de abajo explican con detalle el correcto uso de las rotondas. Aunque está en inglés seguro que te resulta útil, ya que las imágenes se siguen con facilidad y también hay cuadros de texto que las acompañan. Echa un vistazo a los consejos que dan para girar a la derecha en el minuto 04:57.

Señales de tráfico

La mayoría de las señales de tráfico son las mismas que en España, aunque encontrarás algunas diferentes, sobre todo de advertencia.

Las señales de tráfico que indican dirección de destinos son generalmente rectangulares. Tienen el fondo azul si se encuentran en autovías, verde si se encuentran en trayectos principales, y blanco (con el borde negro) si se encuentran en trayectos secundarios.

Si te diriges a un punto turístico que esperas que esté señalizado busca siempre señales marrones. Mientras veas señales marrones irás por buen camino.

Consulta aquí los tipos de señales de tráfico en Gran Bretaña.

Reguladores de velocidad

En las zonas urbanizadas y también en carreteras de un solo carril por sentido puedes encontrar varios tipos de reguladores de velocidad: badenes (humps), estrechamientos de la calzada (narrowings) y unas cosas bastante curiosas llamadas chicanes. No, no se trata de las curvas cerradas de muchos circuitos de Fórmula 1, sino de un obstáculo tipo isleta colocado en un lado de la carretera. Esto obliga a los conductores a reducir la velocidad y uno de ellos deberá dar prioridad al vehículo que viene en dirección contraria, según indique la señal correspondiente. La señal tiene dos flechas que señalan los dos sentidos de la circulación. La flecha que da prioridad es negra y grande, mientras que una flecha roja pequeña exige que des prioridad al otro vehículo.

cruce carretera

Cruce algo complicado en St Albans, localidad inglesa al norte de Londres. La señal indica que es una zona con badenes.

Impresiones y consejos

Una de las primeras cosas que llaman la atención cuando conduces en Gran Bretaña (además de ver todas las señales en millas y yardas) es que los carriles son muy estrechos. Para que te hagas una idea: un camión grande llega a tocar las dos líneas del carril con las ruedas.

carretera Gales

La carretera A458 en la localidad galesa de Llanerfyl puede dar una buena idea de la anchura de los carriles.

Parece que a los británicos no solo ahorran en material de carretera, sino también en material para señales de tráfico, visto el tamaño ridículo de las señales de velocidad en todo tipo de carreteras, a excepción de las motorways. Pon atención cuando vayas al volante, porque a veces no es fácil verlas, tanto por el tamaño en sí como por estar entre matojos y árboles.

La mayoría de las carreteras son gratuitas. Las carreteras de peaje (toll roads) son la M6, la M25, la M4 y la M 48. Además, hay que pagar peaje en ciertos túneles y puentes. Lee más información (en inglés) y consulta los precios de los peajes en este enlace: https://www.gov.uk/uk-toll-roads

Encontrar aparcamiento gratis en ciudades de Inglaterra, Escocia o Gales es como ganar la lotería. A menos que te alejes del centro y busques en zonas residenciales (aún así tienes que tener suerte para encontrar aparcamiento que no sea para residentes), va a ser muy difícil aparcar de forma gratuita. Si no vas a pasar la noche en una ciudad lo mejor es dejar el coche en un Park-and-Ride. Son sistemas de transporte en autobuses urbanos que conectan aparcamientos en las afueras de las ciudades con el centro. Los puedes encontrar en muchas ciudades históricas como Oxford, Cambridge, York, Bath, Bristol, Leeds, Stratford upon Avon, Edimburgo, Aberdeen o Cardif. Suelen tener un coste fijo por día y puedes utilizarlo durante varios días (lo que es una ventaja si tu alojamiento no dispone de aparcamiento).

zona urbanizada

Una imagen muy frecuente en el centro de pueblos y ciudades. Lo que debería ser una carretera de dos carriles se convierte en carretera de carril y medio.

A diferencia de las autovías españolas, donde encuentras estaciones de servicio de todo tipo, en Gran Bretaña parecen todas iguales. No sé exactamente por qué. Supongo que a la hora de construirlas no se quisieron complicar mucho la vida y les otorgaron licencia de venta a un puñado de empresas, porque en todas hay siempre un Marks and Spencer, una cafetería Costa Coffee y un McDonald’s/Burger King. Aquí puedes consultar todas las estaciones de servicio por carretera.

Algo curioso de los conductores británicos (además de que siempre quieren que entres tú primero en una mini-roundabout) es que apenas utilizan el claxon. En España lo utilizamos para todo: llamar la atención, advertir, como insulto simbólico, para decirle a un peatón que pase ya, para saludar… En Gran Bretaña raramente oirás un claxon, a no ser que haya riesgo inminente de accidente.

Apuntes sobre conducir en Escocia

Mi reciente ruta en coche por Escocia me ha llevado a Edimburgo, las Tierras Altas (Pitlochry, Glenisla, Glencoe, Oban) y las islas de Mull, Iona y Ulva. Hemos circulado por carreteras de todo tipo, aunque la mayoría de ellas eran carreteras estrechas con muchas curvas, muchas subidas y bajadas, muchos puntos sin visibilidad y muchos animales sueltos. Debo decir que si en algunos trayectos había dos carreteras distintas siempre elegimos la peor, por aquello de disfrutar del paisaje.

La carretera principal a Glencoe (A82) ha sido una de las mejores, así como la A811 desde el lago Lomond a Stirling. Dos de las peores que recuerdo son la B950 y la B951 de Kirkmichael a Glenisla. Son carreteras muy estrechas con un carril para cada sentido en algunos tramos. Otros tramos son de vía única. En algunas zonas hay fincas sin ningún tipo de vallado, así que hay que tener cuidado con las ovejas que se acercan a la carretera y con grupos bastante grandes de faisanes salvajes (sí, en serio) que cruzan la carretera.

faisanes en la carretera

En el trayecto Pitlochry-Glenisla encontramos muchos faisanes en la carretera.

En Escocia es muy fácil llevar el coche a las islas grandes. Nosotros lo llevamos a Mull desde Oban. El billete Oban-Craignure (ida y vuelta) nos costó 9,45 £ por persona y 69 £ por el coche con Caledonian MacBrayne.

En la isla de Mull, a excepción de la carretera principal que une Craignure con Tobermory, la mayoría son de vía única. Es una experiencia única que da a veces un poquito de miedo, ya que hay curvas, subidas sin ningún tipo de visibilidad (blind summits) y bajadas. Cada pocos metros encuentras un passing place, un trozo de arcén señalizado donde debes parar si vienen vehículos en dirección contraria. Por si fuera poco, en Mull las ovejas campan a sus anchas y a muchas les encanta comer al borde de la carretera (se ve que no tienen campo suficiente). Además de encontrar ovejas en cualquier curva, recta, subida o bajada de las carreteras también se dan un paseo por las calles de los pueblos. Nosotros tuvimos que parar el coche en mitad de la carretera en Dervaig para que las señoritas ovinas cruzaran la calle.

passing place

Carretera de vía única típica en la isla de Mull con su «passing place», donde uno tiene que parar si vienen vehículos en dirección contraria.

Durante nuestro viaje prácticamente no vimos coches de policía ni radares. Solo vimos una furgoneta de policía en la isla de Mull y ni siquiera íbamos en coche. Estábamos dando un paseo en Craignure y paró la furgoneta solo para preguntarnos si todo iba bien. En un sitio tan rural (Craignure no llega a pueblo, son cuatro casas, un puerto y un pub junto a la carretera) la mujer creería que habíamos perdido el último barco y estábamos deambulando por ahí. Qué maja.

Más información

En esta página puedes consultar los últimos accidentes producidos en las carreteras de Inglaterra y ver si hay obras en alguna parte de tu trayecto. También puedes consultar las últimas noticias sobre tráfico del Reino Unido en la página de AA y seguir estas cuentas de Twitter sobre tráfico y carreteras en Gran Bretaña:

@HighwaysEngland

@trafficscotland

@trafficwales

© 2014-2017 – Piggy Traveller. Todos los derechos reservados.

¿Has hecho alguna ruta en coche por Inglaterra, Escocia o Gales? Comparte tu experiencia en los comentarios. 

No olvides apuntarte al boletín mensual para no perderte ningún artículo y recibir la lista de reproducción gratis para tu viaje a Londres.

IRENE CORCHADO RESMELLA

Irene Corchado ResmellaTraductora jurada de inglés y redactora de contenido autónoma que trabaja desde Oxford como ICR Translations. Extremeña, rusófila y viajera frecuente.

error: ¡No copies sin permiso!

SUSCRÍBETE A THE CURIOLANCER

Recibe los últimos artículos, novedades y contenido exclusivo por correo electrónico.

Privacidad

¡Listo!

Bitnami