¿Cuántas veces habrás oído eso de «A mí también me gusta viajar, pero no tengo dinero»? Como si viajar dependiera solo y exclusivamente de dinero…

No creas que la gente que viaja con más frecuencia que la mayoría vuela siempre en primera clase y duerme en hoteles de cuatro y cinco estrellas. Nada de eso. Lo que pasa es que conocen la fórmula para viajar más.

Fórmula para viajar más

Viajar más depende de dos cosas:

1.   Cambiar tus prioridades

En esta vida le ponemos esfuerzo y ganas a lo que colocamos en los primeros puestos de nuestra lista de prioridades. Hay quien ahorra para comprar un coche concreto, quien no renuncia a un fin de semana sin salir de fiesta y quien compra ropa todas las semanas. Cada uno tiene sus prioridades, pero lo que está claro es que no vas a viajar más si no le das importancia. Si lo ves como algo superfluo o un lujo no vas a hacer lo necesario para conseguirlo. Así de simple.

Debes convencerte a ti mismo de que no solo te encantaría viajar más, sino que es necesario para tu salud mental y tu estado de ánimo. Luego deberás preguntarte qué estás dispuesto a hacer (o a qué estás dispuesto a renunciar) para conseguir el objetivo, a menos que estés forrado y tengas miles de días de vacaciones libres. Entonces no.

Si tus ahorros actuales no te permiten viajar solo hay dos cosas que puedes hacer:

a) Aumentar los ingresos. Puedes intentar hacer algunas horas extra en el trabajo o puedes echarle un poco más de imaginación al asunto. Cuidar al niño del vecino los fines de semana, pasear perros, vender manualidades en internet (yo he creado una tienda virtual de Piggy Traveller)… Las posibilidades son infinitas.

b) Reducir gastos. Dependiendo del estilo de vida que lleves podrás reducir más o menos gastos. Estas son algunas ideas: comprar ropa por internet o de segunda mano, cambiar las noches de juerga en discotecas por cenas o copas en casa con amigos, dejar el gimnasio y salir a correr por tu cuenta e ir a trabajar en bici en lugar de coger el coche.

Ahorro

2.   Ser flexible

Si quieres viajar más debes ser flexible en muchos aspectos. Época del año, día de la semana, horarios, destinos, aerolíneas… Cuanto más flexible seas más fácil será viajar. Porque a lo mejor no dispones de una gran cantidad de dinero para irte dos semanas de crucero por las islas griegas en plena temporada alta como tenías planeado, pero quizá el presupuesto sí te llegue para pasar una semana en Marruecos a principios de otoño. Y eso es también viajar, ¿no?

Aquí van algunos consejos que puedes poner en práctica, si no lo haces aún.

  • Época del año. Olvídate de viajar en temporada alta. Destinos de playa en julio y agosto, Nueva York en Nochevieja, Río de Janeiro durante el Carnaval. Ya sabes, lo que quiere todo el mundo. Ejemplo: siempre he querido ir a las islas griegas. En verano los precios de los vuelos y el alojamiento son altísimos, así que hace un par de años decidí ir a Corfú a primeros de mayo. Todo fueron ventajas: apenas había turistas, el alojamiento y el vuelo fueron muy asequibles y las temperaturas eran lo suficientemente buenas (27-28 grados) como para poder disfrutar de la playa sin pasar demasiado calor. El año siguiente hice lo mismo y me fui a Miconos también en mayo.
  • Día de la semana. Todo el mundo quiere irse una semanita de viaje, salir un sábado y volver un domingo. Desafortunadamente, estos suelen ser los días más caros para viajar. Si tienes flexibilidad para poder viajar entre semana los vuelos te saldrán mucho más rentables. Ejemplo: el pasado mes asistí al evento de blogueros de viaje TBMPlasencia. Se celebró de viernes a domingo y el precio de los vuelos de vuelta el domingo se pasaba de mi presupuesto. Buscando otras opciones al final encontré un vuelo de jueves a martes por 51 £. ¡Bingo!
  • Horarios. A nadie le gusta levantarse temprano para coger un vuelo, así que no es de extrañar que los vuelos más baratos normalmente sean los que salen antes de las 08:00. Puede que no te guste demasiado la idea de madrugar, pero merecerá la pena. También te aconsejaría evitar coger vuelos de salida que lleguen al destino por la noche. Personalmente pienso que es un día perdido, porque no tienes tiempo de explorar la ciudad y puedes ahorrarte una noche de alojamiento si sales por la mañana.
  • Destinos. Puede que tengas un destino ya en mente y te dé mucha rabia no tener presupuesto para visitarlo ahora que tienes días libres. Sin embargo, esto no significa que debas quedarte en casa. Busca qué destinos puedes permitirte durante esos días. Seguro que te llevas una sorpresa y encuentras alguna ciudad que te interese. O también puede pasar que le des una oportunidad a un destino que no te llamaba la atención y acabes volviendo encantado. Lo mejor de todo es que no te habrás quedado en casa. En Skyscanner puedes buscar vuelos sin especificar el destino y ver precios por países y destinos. Ejemplo: Cuando vivía en Dublín pasaba las tardes buscando destinos que visitar durante el fin de semana. Mi única preocupación era el dinero. El destino me daba igual. Así fue como visité Glasgow, Fráncfort y el sur de Noruega. Ningún vuelo me costó más de 40 €.
  • Aerolínea. Está claro que, como en muchas otras cosas, uno recibe lo que paga. No puedes esperar el mismo servicio de una aerolínea de bajo coste o regional que de una nacional o de lujo, aunque no siempre los vuelos de bajo coste son los más baratos. Puede que la experiencia de volar no sea la misma con distintas aerolíneas, pero al final todas te llevarán a tu destino que, al fin y al cabo, es lo más importante.
  • Alojamiento. A menos que tengas suerte y encuentres ofertas del 50 % en hoteles tus mejores aliados serán los hostales, los establecimientos de alojamiento y desayuno (Bed & Breakfast) y los hostels, donde puedes ahorrar mucho si eliges compartir habitación. Otra buena opción es reservar una habitación en una casa privada con AirBnB.

© 2014-2017 – Piggy Traveller. Todos los derechos reservados.

¿Qué prioridad le das tú a viajar? ¿Eres un viajero flexible? ¿Cuál es tu estrategia para viajar más? Comparte tus ideas en los comentarios.

No olvides apuntarte al boletín mensual para no perderte ningún artículo.

IRENE CORCHADO RESMELLA

Irene Corchado ResmellaTraductora jurada de inglés y redactora de contenido autónoma que trabaja desde Oxford como ICR Translations. Extremeña, rusófila y viajera frecuente.

 

error: ¡No copies sin permiso!

SUSCRÍBETE A THE CURIOLANCER

Recibe los últimos artículos, novedades y contenido exclusivo por correo electrónico.

Privacidad

¡Listo!

Bitnami